Noticias


Buscar por categoría Buscar por palabra clave  

La Prensa | Pensar a la universidad como estrategia laboral


Para los próximos 20 años, la Argentina busca incentivar el desarrollo de áreas de alto valor tecnológico aplicadas al sector productivo.

(La Prensa - 27/06/11) El perfil productivo del país apunta a generar en las próximas décadas recursos humanos para las áreas de biotecnología y nanotecnología, entre otras tecnologías aplicadas. Pero las universidades no alcanzan a formarlos profesionales que requiere el mercado laboral hoy.

Una cosa es el mercado laboral en un momento dado y otra es el planeamiento del desarrollo productivo de un país. Lo primero hace referencia a la articulación entre empleadores y aspirantes a un puesto laboral sobre el terreno; lo segundo implica una estrategia en la cual se juega el bienestar de varias generaciones.

En Argentina hoy hacen falta ingenieros. El decano de la regional Buenos Aires de la Universidad Tecnológica Nacional, Guillermo Oliveto, lo dijo bien claro la semana pasada: se reciben 3.000 ingenieros por año pero el país necesita tres veces esa cantidad.

Los avisos clasificados también están plagados de ofertas para programadores y diseñadores web, y en algunas regiones del país se necesitan torneros y matriceros, entre una amplia gama de oficios técnicos. Es lo que reclaman las empresas en una economía que crece a ritmo sostenido; pero las expectativas empresariales ya van encontrando algunas trabas, y éstas tienen que ver con las dificultades para cubrir determinados puestos.

Tratando de indagar cuál es el perfil productivo tras el cual se encamina el país, algo que tendrá incidencia sobre el futuro mercado laboral, La Prensa le consultó al secretario de Políticas Universitarias, Alberto Dibbern, cuáles son las carreras consideradas 'estratégicas' por el ministerio de Educación.

"Las ingenierías en sus diferentes ramas, las carreras que tienen que ver con la química y las nano-tecnologías, y en general todas aquellas que se relacionan con las nuevas tecnologías", explicó. También hizo mención a otras áreas como el Diseño y la tecnología alimentaria.

En el mismo sentido, desde el Ministerio de Ciencia y Tecnología, la subsecretaría de Políticas, Gabriela Trupia, delineó los tres vectores sobre los que se piensa profundizar en los próximos 15 o 20 años: la biotecnología, la nanotecnología y las tecnologías de la información y la comunicación. Según explicó la funcionaría, se seleccionaron por ser "transversales" y con resultados aplicables a distintos sectores de la economía.

Pero además, en el 2020, según estudios privados encargados por consultoras laborales de primer nivel, la dinámica productiva del país requerirá de trabajadores calificados para el sector agropecuario, gran cantidad de operadores turísticos -que sepan hablar chino- y serán muy buscados los especialistas en el cuidado del medio ambiente, una carrera que recién está despuntando en la matricula de las universidades argentinas.

POLÍTICAS

Las necesidades más inmediatas, sin embargo, llevan a visualizar un mercado laboral que al día de hoy está desabastecido en algunos rubros 'estratégicos'.

Un caso paradigmático es el de la industria del software, que desde hace años acarrea un marcado déficit de ingenieros en sistema y programadores. Según la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (Cessi) que nuclea a las compañías del sector, este año egresarán apenas 5000 de los 10.000 profesionales que se necesitan.

Oliveto, por su parte, apeló a las proporciones para graficar la situación: "En el país hay un ingeniero por cada tres psicólogos", dijo. Y dejó caer su crítica: "Es cuestión de tomar decisiones políticas no tan gratuitas para quienes lo hacen (...) y a pesar de algunos avances de la secretaría de Políticas Universitarias del ministerio de Educación, falta planificar y reorientar la matrícula en las universidades públicas hacia las ciencias duras".

"Estamos atento a esto, tratando de trabajar en conjunto no sólo con las universidades sino también con algunos institutos que dicten tecnicaturas para cubrir los baches en demanda laboral que tiene el sector", le aseguró Dibbern a La Prensa. Y dio un dato, al menos, alentador: entre 2009 y 2010 la matrícula de la carrera de Ciencias de la Computación de la UBA creció un 40 por ciento.

Pero más allá de las necesidades actuales, pensar el país en términos educativos implica pror yectar a futuro. ¿Cómo hacer, entonces, para que los alumnos ingresantes al nivel universitario se inclinen por las carreras que van a ser necesarias en los próximos 20 o 30 años?

"No se puede ir contra las vocaciones ni orientar la inscripción en las carreras, porque vivimos en un régimen que prioriza la libertad de elección de las personas; pero sí intentamos incentivar algunas áreas", explicó Dibbern. Oliveto, en cambio, quien piensa que hay que intervenir más activamente: propuso otorgarte becas a los estudiantes que cursen ingenierías y hasta deslizó la opción de asegurarles tener toda la carrera gratuita. Por lo pronto, la introducción con que se presenta el Programa Nacional 'Mentes Inquietas', del Ministerio de Ciencia y Tecnología, es bastante elocuente: "La fuerte preocupación existente por la demanda de profesionales asociados a las ciencias naturales, las matemáticas y las ingenierías, sumado al bajo rendimiento de los alumnos, tanto de nivel primario como secundario, ha alertado al sistema educativo", se puede leer en su página web.

El programa se basa en algunas líneas de acción puntuales -'Los científicos van a las escuelas', 'Clubes de Ciencias y Tecnología', 'Semana Nacional de Ciencia y Tecnología', 'Portal Experimentar' y 'Museos Interactivos de Ciencias'- y si bien el foco no está puesto en orientar en los jóvenes la elección de tal o cual carrera, sí se trata de un trabajo de divulgación que bien podría tener ese resultado.

PERFIL

En definitiva, lo importante es definir primero cuáles van a ser las profesiones del futuro en la Argentina. Y esto surge del perfil productivo qué se plantea hoy con miras a las próximas décadas.

"La industria marítima, las ingenierías relacionadas con las fuentes de energía, y todo lo que tenga que ver con las nuevas tecnologías", se aventuró Dibbern. También habló de las ciencias de la tierra, la química y la geología; y puso el acento, además, en el Diseño -en sus diferentes ramas- por ser "fundamental en la elaboración de un producto y una parte esencial en el proceso de comercialización".

Pero Dibbern fue más allá: "Mi sensación es que el país tienen que ser una gran fuente de alimentos para el mundo, pero sin ser un mero productor primario sino profundizar en la producción de alimentos elaborados", opinó.

Aún así, las ingenierías, las carreras con aplicación en nanotecnolo-gía y la programación informática lejos están todavía de ser las más 'populares' entre los adolescentes que salen del nivel medio; y esto mientras la química y la física siguen despertando escozor en las aulas del secundario y el diseño recién está empezando a despertar interés en las masas ingresantes a la universidad.

Después de todo, no parece ser la matricula el principal inconveniente sino la baja proporción de egresados en esas carreras.
Y Dibbern reconoce el problema. "En la deserción intervienen muchas variables, y una de las principales son las dificultades que los chicos traen del nivel medio. Otra tiene que ver con que a los jóvenes les cuesta hallar un rumbo que les guste, y muchas veces terminan cambiando de carrera".

Otro punto, no menor, frente a las dificultades económicas y la necesidad, muchas veces presente en los alumnos, de tener que mantener a una familia, es si se puede trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Dibbern es optimista y asegura que en la Universidad Tecnológica Nacional, de donde sale la mayor cantidad de ingenieros en el país, una amplia mayoría de los estudiantes también trabaja. En las escalinatas de la Facultad de Ingeniería de la UBA, en cambio, no dicen lo mismo, y los propios chicos se quejan de las numerosas complicaciones y los repetido bochazos que sufren quienes no pueden dedicarse tiempo completo al estudio.

"Hoy no hay un sólo ingeniero recibido que no consiga un puesto de trabajo", asegura Dibbern como para remarcar que el esfuerzo lo vale.

TRADICIONALES

Está claro que no se puede forzar vocaciones, y al parecer, en Argentina, desde mediados del siglo pasado, la gran mayoría de los ingresantes quieren ser abogados, economistas, médicos psicólogos e ingenieros civiles. En su conjunto, estas profesiones representan todavía más del 50 por ciento del total de la matrícula. "Hasta ahora e históricamente, las carreras tradicionales se eligieron por mandato familiar; y todavía sigue presente la idea de que algunas otorgan cierto prestigio social -opinó Dibbern- pero creo que eso se está rompiendo con la aparición de otras profesiones que tal vez no tienen ese prestigio social pero sí le dan al egresado una mayor satisfacción y la posibilidad de conseguir trabajo y un mejor pasar económico".

A todo esto, en los últimos cinco años se crearon casi una decena de nuevas universidades, la mitad de ellas en el Conurbano.
Para Oliveto, es "saludable" que haya nuevas universidades públicas porque así "se descomprime la numerosa matrícula" en determinadas localidades "y se evita el desarraigo de los jóvenes". No obstante llamó la atención por la discusión que se abre sobre el presupuesto destinado a esas casas dé estudio.

Paralelamente también se observa otro fenómeno: después de varias décadas, de nuevo aparecen primeras generaciones de estudiantes universitarios, algo que no se daba desde comienzos del siglo pasado. Y esto, posiblemente, llegue acompañado de un convencimiento social en que la educación superior es necesaria para el progreso.

Esa es la visión optimista. Pero también hay una negativa: que los cambios tecnológicos y en las modalidades de contratación laboral exigen un título universitario -que no todos alcanzan- como condición para no dejar a generaciones enteras al margen del sistema económico.

De una forma u otra, para estudiar ingeniería hace falta tener mucha vocación.

Por Fernando Carrillo
 
 


Más noticias

 
AGENDA

VER TODOS





























BUSCADOR EVENTOS Y NOTICIAS
buscador
NEWSLETTER CESSI SUSCRIBITE!
CESSI TV
SEGUINOS EN FACEBOOK
FOTOS